Suspiros

SUSPIROS

Recorremos juntos los laberintos hostiles, tomas mi mano, mi corazón late, nerviosismos intentando ser disimulados por una sonrisa, alguna ligera caricia que regala un aire de tranquilidad. Te miro, me miras, nuestras espaldas portan el artefacto, sabes compa, tu sabes por que lo hago, lo haces…, lo hacemos. Todo lo gris nos rodea, soltaste una lágrima la noche de amargo desencanto, compartimos llanto bajo las estrellas que reclaman la poesía de la madrugada ¿Todo está perdido?, cuánto nos hemos preguntado; ante la maquinaria que no se detiene, ante imbéciles que van de vivos en sus inertes pasos. Por la rabia que nos abraza al ver montes lejanos, sus bosques devastados por la urbe, el odio crece, el amor a la pólvora aparece. Seguimos en nuestro camino, el aire frío se clava en mi garganta, llena mis pulmones, se escapa. Gélido clima, a mi mente la imagen de aquel bosque que nos regaló su manto, donde nuestros besos palabras callaron y nuestras sombras en secreto se unieron para comenzar la guerra, esta guerra en la cual victoriosos no seremos. Caminamos sin levantar sospechas, gatos negros nos enseñaron a andar entre las noches, recorrer las decadentes urbes pasando desapercibidos, en silencio. Llegamos, solitarias estrellas nos sonríen, nuestras manos ya no tiemblan, el nerviosismo se esfuma, la rabia recorre cada rincón de nuestros cuerpos, me miras, te miro, me gustas, te gusto. Coloco el artefacto, me transformo en un coyote sediento de venganzas, comprendemos compa, no bastan las palabras, tú con paciencia, esa que sólo tu posees, enciendes la llama. Segundos pasan, la calle transitada reaparece el nerviosismo, tú sigues en calma, me rio de mí mismo, ahora hago burla de mi miedo. Huimos, somos sombras malditas que se infiltran por las calles, siento que patrullas van a mi espalda, la calle vacía. Una mezcla de felicidad, tristeza, odio y melancolía. Escapamos…, orgullosos de lo que somos, de encontrarnos en medio de la vida gris, orgullosos de ser eco-extremistas, para ti siempre serás tú, para mí siempre seré yo, lo sabemos, al compartir caricias y ataques lo sabemos. Confío en ti, tu confías en mí, no son sólo palabrerías, ni romanticismos o idealismos sin sentido, el amor superficial no va con nosotros, nuestra confianza se creó a través de los actos, al dejar mi vida en tus manos y la tuya en las mías, sin dudarlo. ¿Y si algún día caemos?, ambos sabemos que nos vengaremos, que al olvido lo matara el recuerdo, el vivo recuerdo que se plasma en las balas y los incendios. Ya a salvo acariciamos nuestros cuerpos, te beso, me besas, me compartes tu aliento para seguir en guerra, armarnos y pelear hasta el fin de nuestra existencia, así lo decidimos. No es fácil; llevar la doble vida, mentir hasta a nuestros más cercanos para no levantar ninguna sospecha, burlarnos de los comentarios morales de los buenos ciudadanos, “jamás lo imaginarían”, pensamos con una sonrisa, ciudadanos que tanto detestamos. Nuestros cuerpos ya al desnudo, reconociéndonos y conociéndonos, recordando los primeros ataques, los fallos, los experimentos. Tu orgasmo que llevara al mío, los gemidos, los arañazos, los suspiros. Para mi compa, nuestros compas y los compas…

¡Por La Naturaleza Salvaje!
¡Hasta tu muerte o la mía!
¡Larga vida al eco-extremismo!

Lunas de abril.
de Regresión #6

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s