¡Ni Oriente ni Occidente! (por Enzo Martucci)

¡Ni Oriente ni Occidente!
(por Enzo Martucci)

En los países del llamado mundo libre la vida es insoportable.

Los liberales y demócratas elogian a estos países y dicen que en ellos existe la oportunidad para la iniciativa privada y la competencia económica y política. Pero esto no es así. Hay muchos puntos de partida diferentes para el individuo y si yo voy a cazar con arco y flecha y vos tenés que atrapar a tu pájaro o liebre con tus propias manos, entonces es seguro que comeré y vos, incluso si tenés cualidades superiores a la mía, pasarás hambre. Tampoco podrás quitarme las armas (mi capital), porque la manada de ricos y pobres está unida en su intención de imponer el respeto a la ley sobre vos o cualquier otra persona que viole el derecho sagrado de la propiedad privada (que ha surgido mediante el uso de la violencia o la astucia). Si intentás hacer esto, te matarán o te meterán en la cárcel. ¿Propiedad? Sí, pero no la propiedad natural, egoísta, “Stirneriana” del individuo que se apodera de todo lo que su poder le permite tomar y lo guarda. Más bien la propiedad del hipócrita que la ha arrebatado sin ser visto y luego la presenta como fruto de su labor, garantizada como inviolable por la sociedad y la moral. Y muchos sacerdotes fangosos repiten untuosamente que un dios inexistente, que, si existiera, sería responsable de todos los tormentos de los que creó, así lo quiere.

¿Libertad en el mundo occidental? Sí, libertad para que los ricos sean felices, para que los pobres sufran, o para terminar en la cárcel si, más que sufrir, intentan quitarle algo a los ricos. ¡Una libertad repugnante!

Luego está el mundo comunista – una galería de esclavos condenados a trabajos forzados en los que la tierra pertenece al Estado que, en teoría, representa la masa organizada, pero que, en la práctica, se identifica con los demagogos, los burócratas y los líderes del partido que ostentan el poder. Y el Estado, que Nietzsche justamente llamó “el más frío de todos los monstruos”, obliga a los hombres y mujeres a producir, los explota como único capitalista, les da un salario mínimo, les niega la posibilidad de ir a la huelga o utilizar otros medios para mejorar su suerte, y ponerlos en campos de concentración o prisión si se niegan a adaptarse a este sistema de opresión chupa-sangre.

En el infierno bolchevique el individuo tiene sus peculiaridades, su modo de ser personal es aplastado y todos tienen que sentir, pensar y actuar de la manera que decida el Estado, amo y guardián absoluto de todos. Esto es producto de una pesadilla en la que los hombres se reducen a una igualdad fantasma, insensibles y fríos, y se mueven mecánicamente a las órdenes de sus líderes para crear un mundo perfecto. Se trata de la aberración de una ciencia lunática que mataría al antropoide para sacar de su esqueleto un robot en el que el feroz mongol de Genghis Khan -el único hombre superviviente- ejercería un poder tiránico. Así, la traición lenta de una locura lúcida tiende a la creación de una uniformidad estúpida, un grisáceo pesado, sobre el que brillan, como soles lejanos, inyectados de sangre, los rostros odiosos de Marx, Lenin, Stalin y Mao.

En Oriente u Occidente, sólo se encuentran grilletes, mentiras, asfixia y castración. En este estado de cosas, un hombre que siente y piensa no puede encontrar otro camino de liberación que rebelarse contra la sociedad y la civilización. ¡Y mandar al infierno a los que quieren imponer una nueva organización social al individuo libre! “Protéjase de los que quieren dar órdenes – advirtió Diderot – ordenar siempre significa poner a un hombre sobre otro, poner obstáculos en su camino”.


(traducción original del italiano al inglés por Stephen Marletta)
Minus One #22
Junio de 1968

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s