Enzo Martucci

 

enzo martucciEnzo Martucci, (1904-1975) fue un anarquista egoísta e individualista italiano quien a temprana edad se involucraría en los círculos anárquicos de Milán. Enzo da Villafiore era su nombre de pila y su pensamiento estuvo marcado, en principio  por los sofistas griegos, luego por Nietzsche, de Sade y sobre todo Max Stirner.

“Tenía 16 años y me había escapado de casa y de mis estudios, liberándome de mi familia burguesa que había hecho todo lo posible para detener mis actividades anarquistas. Al pasar por Sarzane de camino a Milán, me detuve para conocer a Novatore, habiendo leído ya su artículo “Mi individualismo iconoclasta”. Junto con otro anarquista llamado Lucherini, Renzo vino de inmediato a recibirme” (Renzo Novatore por Enzo Martucci). Renzo Novatore actuaría de “mentor” de Enzo Martucci y tendrían una corta pero valiosa amistad, quizás muy similar a la que tuvo Novatore unos años antes con Bruno Filippi. 

El anarquista Stephen Marletta nacido en Escocia y de padres italianos amigo de Martucci tradujo algunos de sus textos al inglés. También escribió un artículo donde repasa un poco su vida:

Enzo Martucci
(por Stephen Marletta)

“La anarquía no es una religión, una moral, o un sistema social, sino una necesidad de vida. Enseña ala vida a los libres y solo se realiza rompiendo todas las restricciones teológicas, éticas y jurídicas – incluidas las que impondrían los llamados anarquistas.
“Vivo para el hoy y dejo que otros analicen el mañana”

* * *

Como Enzo Martucci recibió solo una breve mención en MINUS ONE Nº15, confío en que el siguiente relato fragmentario de su vida y obra será de interés para los lectores.

Martucci fue referido como uno de los pocos portadores de la antorcha que quedaban de las ideas anarquistas individualistas. Él es eso, y más además. Muchos han progresado y han llegado a aceptar el individualismo a través de Tucker, Mackay y Armand hasta Stirner. Martucci tuvo un mejor comienzo, al parecer. A una edad temprana, a través de la lectura de los “Diálogos” de Platón, quedó impresionado e influenciado por los sofistas griegos (Protágoras, Archilochus, Callicles) y más tarde por Nietzsche, de Sade, Byron y Renzo Novatore (poeta, anarquista individualista, su mejor amigo asesinado por Carabinieri en 1922 – Ver MINUS ONE, Nº 11) Como los sofistas griegos y Nietzsche tenían una gran afinidad con la filosofía de Stirner, comprenderán lo que quiero decir.

A los 16 años, Martucci se sumergió en las actividades anarquistas, para disgusto de sus padres burgueses, y pronto se cruzó de espadas con Malatesta en las columnas de “Umanita Nova” en 1920. “Malatesta”, dice, “era un buen hombre”, un revolucionario sincero, pero no un anarquista. Creía en la bondad natural del hombre y que con un cambio en las condiciones sociales y económicas, el hombre cooperaría en beneficio de todos “. Martucci escribió en ese momento: “El hombre (en la naturaleza) no es ni” l’homo homini lupus” ni” l’homo homini angus” (1), sino una mezcla de ambos. Los llamados buenos y los llamados malos … no solo están determinados por causas sociales, sino también por causas biológicas y psicológicas. Malatesta cree en una sociedad armoniosa del futuro. Yo nunca lo he hecho.

Como muchos rebeldes, Martucci nació en una familia burguesa. La madre de su padre era hija de un conde, amigo y arquitecto de Fernando, segundo de los Borbones y rey de las dos Sicilias. Martucci fue abandonado por su familia a la edad de 17 años debido a su fuerte objeción a todas sus actividades anarquistas cada vez mayores. Posteriormente, estos le trajeron una terrible historia de encarcelamiento que mencionaré brevemente.

Estuvo preso en una celda “cuatro pasos por cuatro con una ventana alta que sólo me permitía vislumbrar el cielo. Esto lo soporté durante seis meses”. Enfermo, fue trasladado a la enfermería de la prisión luego de una súplica de su madre que temía por su salud.

Cuando fue liberado regresó a Caserta donde fue herido en una pelea con fascistas. Citado a comparecer ante el Tribunal de Asís, escapó a Francia y permaneció allí hasta 1923, cuando el gobierno italiano proclamó una amnistía política. Se fue a casa, pero para él, como pronto descubriría, no hubo liberación. El gobierno fascista lo condenó a ocho penas de prisión (cinco de ellas las pasó en la isla de Lampedusa), cinco años de cárcel y tres años de libertad condicional.

Regresó a Nápoles en 1942 y fundó un grupo clandestino de antifascistas llamado “Los Caballeros de la Libertad”. Se planeó un asalto a las oficinas de la Federación de Partidos Fascistas, pero debido a la traición no se materializó. Martucci se encontró de nuevo en prisión. Fue liberado en 1943.

Como ocurrió con Malatesta y Merlino, Martucci también polemizó con su amigo y colaborador de toda la vida, E. Armand “a quien siempre he estimado por su serenidad e inteligencia”. Los problemas eran muchos, en particular el relativo al “contrato”. Armand sostiene que uno no debe romper una promesa. Este punto de vista es fácil de entender para cualquiera que esté familiarizado con las primeras influencias cristiano-puritano-tolstoyano de Armand, de las que parece que nunca se ha librado por completo. Como dice Martucci: “Armand afirmó firmemente que el individuo no podía romper su pacto y dejar una asociación sin el consentimiento de sus asociados, en cuyo caso sería su esclavo, su propiedad, todo lo contrario a lo que dijo Stirner”.

Estoy con Martucci aquí. Nuestros intereses pueden ser idénticos, pero también pueden diferir.

Poseedor de una pluma activa y formidable, la producción de Martucci ha sido extensa. Sus principales obras son: “Piu Oltre” un ensayo filosófico, 1947; “La Bandiera Dell’Anticristo”, (El estandarte del Anticristo) un ensayo filosófico, 1950; y “La Setta Rossa” una crítica del marxismo, 1953. Escribió para las críticas de Armand “l’en dehors” y “L’Unique”. Cuando “L’Unique” dejó de publicarse, contribuyó ocasionalmente a una revista llamada “Provisioni” publicada en Catania.

En mayo de 1965 comenzó a publicar su propio periódico y hasta septiembre de 1966 había publicado trece números en total, un total de más de 12.000 ejemplares que distribuyó gratuitamente por Italia y el mundo. Esto no es una hazaña menor y, considerando los costos de impresión actuales y el no ser un hombre rico, ha significado dificultades considerables. Cada número tiene un título propio, en letras gruesas de una pulgada y media, perteneciente al tema principal. ¡Qué coloridos y desafiantes son algunos títulos! Por ejemplo: “Turbina” (Huracán), “L’Anto di Satana ‘(Caverna de Satanás),” Lo Scorpione “,” No Al Gregge “(No a la manada),” La Sferza “(La plaga) y” Prometeo “. ¡De un dispositivo para evadir las leyes de la imprenta italiana nace una idea novedosa y magnífica!

Martucci escribió: Los alemanes tienen un dicho “muchos enemigos, mucho honor”. Si el juicio es verdadero, entonces soy rico en honores. Porque durante cuarenta y seis años todos han estado en mi contra: fascistas, la Santa Iglesia, socialistas, comunistas anarquistas. Perseguida y encarcelada bajo el fascismo, la persecución continúa bajo la democracia, pero de forma más insidiosa e hipócrita (Ka Sferza, página uno). A veces llamada “la bestia nera” (la bestia negra) es fácil entender tal impopularidad. Si sabemos lo sucia que se ha vuelto la palabra “Stirner”, Stirner y Marucci juntos deben causar un gran revuelo.

Martucci es ciertamente intrépido y lo ha sido durante cuarenta y seis años. Cuenta cómo “un día me encontré y estaba rodeado por una banda de matones fascistas. Trataron de obligarme a decir “¡Abajo la anarquía y viva Mussolinl!” En lugar de eso, grité “¡Larga vida a la anarquía y abajo con Mussolini!” Me llevaron al hospital con la cabeza rota. Al contarle este incidente a un abogado conocido mío, me contó cómo un día se le acercó un matón fascista quien le tiró mierda. No le devolvió el golpe. En su lugar, caminó rápidamente a casa para limpiarse. El abogado, para salvar su piel, supo adaptarse al mundo de hoy. Pero no sé cómo adaptarme. En cuanto a mi piel, no me importa un comino” (“La Pelle”, página cuatro de “Lo Scorpione”).

Hace unos años murió la compañera de Martucci durante veintidós años, Renata Latini (“tan sensible e inteligente”), dejando un gran vacío en su vida. Los detalles me conmovieron, y los eventos que llevaron a su muerte me parecieron muy inquietantes (La falta de atención por parte del personal asignado del hospital).

Ahora soy más consciente que al principio de mis insuficiencias al tratar con la vida y obra de Martucci. No todos estarán de acuerdo con todo lo que escribe. Pero nadie puede negar su coraje, valentía, inteligencia, amplio conocimiento, aprendizaje y, si se puede usar el término, su personalidad cultural.

Sus escritos, nunca oscuros, son brillantemente claros e interesantes y, cuando surge la ocasión y lo exige, no teme expresar su ira en un torrente de palabras. Es un maestro en ordenar sus argumentos. Su puntería es acertada y su estocada es limpia.

En “Prometeo” (Septiembre 1996) dice que sin algún apoyo económico duda si habrá muchas más ediciones de su “numeri unici”.

Prometeo, el rebelde que desafió a Zeus, se adapta bien a Martucci. Porque se ha rebelado contra las condiciones que lo empequeñecerían y obstaculizarían el crecimiento de su individualidad. No puedo pensar en la pluma de Martucci retirándose mientras haya vida en él, y espero que Hércules venga en forma de apoyo económico para que pueda continuar. En sus propias palabras: “Publico mi diario por la satisfacción personal que me da. Y porque me gusta expresar mis ideas y azotar a las ovejas y a los pastores”.

Stephen Marletta
Minus One #17, 1967

(1) El hombre es el lobo del hombre ni el hombres es cordero del hombre (N.T)

Renzo Ferrari -hijo mayor de Novatore- lo describió de temperamento fuerte e impetuoso, una persona difícil de seguir: “dotado de una vasta cultura, un pensador profundo y crítico, no podía estar en contra de todos y cada uno”.
Aislado y viejo murió por una enfermedad habiéndose convertido en sus últimos años de vida al Cristianismo a cambio de regalías.

Algunos de sus textos en español:

Amoralismo Individualista
En Defensa de Stirner
Ni Cárceles Ni Policías
Nietzsche
Primavera Heroica
El Canto Maldito
En Alabanza del Caos
Libertad Desenfrenada
Una Nota Sobre la Autoridad
Manifiesto de los Segregados + Un Comentario de S.E. Parker
Los Individualistas Que Salvaron a Malatesta
¡Ni Oriente Ni Occidente!
Controversia Individualista
Renzo Novatore

Textos sobre Enzo Martucci en español:

El Trágico Final (por S.E. Parker y Renzo Ferrari)
Anarquía Subversiva: Individualistas, Iconoclastas y Nihilistas Contra el Fascismo (por Renzo Connors)
Tres Individualistas Europeos: Algunas Notas Sobre Armand, Martucci y Novatore (por Sidney E. Parker) 

“Desorden, caos, confusión – libertad desenfrenada del instinto – arbitrariedad individual – triunfo absoluto de la fuerza y la audacia – vida dinámica – polimorfismo – el vuelco de todos los valores – negación de la ley, la autoridad, la moralidad – el apogeo de la variabilidad y el impulso: aquí están los elementos de mi anarquía”
(Enzo Martucci – Mi Polémica con E. Armand)