Virus y Muerte (Anónimo)

Virus y Muerte

Morir
es un arte, como todo.
Yo lo hago excepcionalmente bien.
Lo hago tan bien que parece un infierno.
Lo hago tan bien que parece real.
Supongo que podría decirse que tengo vocación
-Sylvia Plath

Mucho se está hablando y haciendo con respecto al COVID-19  un virus altamente contagioso (5 veces mas que la gripe) y en algunos casos altamente letal. No hablaré de desinformación o ineficacia, ni de como trabaja este virus ni como afecta casi de manera impecable sistemas inmunológico deteriorados; tampoco hablaré de como los estados-nación están embobados jugando cual T.E.G a 1984 versión Black Mirror; ni mucho menos como oportunistas humanistas psuedo-anarquistas aprovechan a dar cátedra de apoyo mutuo, solidaridad o autogestión; obvio, tampoco hablaré de los ciudadanos comunes y corrientes, y sus llamados a la responsabilidad y a quedarse en casa: su civismo habla por si solo; tampoco voy a hablar de prevención, cuidados, consejos, política o mierda por el estilo. Quizás mencione algo de todo esto pero no profundamente. Hablaré de otra cosa.

Voy a hablar de la muerte.

Si hay algo que trae consigo el Coronavirus es la posible muerte. Pero su ofrenda no parece importar mucho a los humanos, es más importante no contagiarse y quedarse en casa esperando que todo vuelva a la normalidad; al parecer se olvidan que viven porque alguna vez van a morir. Podrán decir que, esto del virus y la muerte, es una cuestión lógica o que ya esta sobreentendido y por eso no lo resaltan. Convengamos o no, pero todo el mundo hace lo que le dicen, y sobre todo su gobernante de turno y sobre todo su gobernante de toda la vida: la televisión. Pero de la muerte muy poco, solo números que suman a estadísticas: 475 muertos en Italia en un solo día. Y esto es poco para algo tan grande. ¿Por qué es poco? Porque cualquiera que haya vivido aunque sea un poco sabe que la muerte es especial, que ella representa el momento cúlmine de la vida, que es el único y verdadero fin -la única meta que tiene la vida- que conoceremos pero que nunca sabremos.

La muerte es estremecedora para cualquiera, incluso lo fue para quienes han decidido enfrentarla con cabeza en alto, una soga en el cuello o una bala en la cabeza; incluso para los antiguos guerreros de los pueblos originarios la muerte y la posibilidad de ella era motivo de inquietud. Danzas, rituales, ofrendas a la Tierra, a Dioses, Fuerzas o Espíritus se practicaban cuando se iba a la caza o a la guerra, y no solo para un retorno a salvo o para la victoria sino muchas veces para llenarse de energía, valor y coraje para lo que estaba por venir.

Hoy una pandemia se esparce por el mundo y atormenta al humano, y sinceramente, me da igual que la gente se muera ahora, ya – en algún momento ocurrirá. Sufriré si les pasa a los míos (que son los menos que menos) pero estos no son “la gente” y repito, lo sé, algún día morirán. De hecho, poco me importa contraer el virus, incluso si lo tuviera haría lo posible por esparcirlo por doquier. Estas no son palabras para explicar mi misantropía, pero, por ejemplo bien sabe de extermino el humano blanco, occidental y cristiano, y sobre todo en estas tierras.

El punto a todo esto es que una vez más me tienen. Estoy prácticamente encerrado en una ciudad, lejos del río, del bosque, de la montaña, y no solo eso, estoy prácticamente encerrado en una casa casi sin poder salir y moverme por las calles y hacer mis cosas; encerrado con el riesgo de salir y toparme con vigilantes uniformados o con los más repugnantes: los ciudadanos. Pienso en el encierro involuntario de salvajes animales o criminales sin suerte y pienso: que aburrida se torna la vida en el encierro, que triste morir así.

Y es obvio que el llamado a quedarse en casa por parte del padre estado es replicado por los comunes y corrientes componentes de la sociedad. Para estos no es problema quedarse en sus casas tranquilos y seguros; ni hablar de quienes tienen su mini-ciudad en sus mansiones; incluso los que no tienen nada obedecen la cuarentena como obedecen a su vana esperanza; y los de entremedio, los que a veces tienen y a veces no, también hablan e invocan responsabilidad, conciencia y humana moral. Toda estos millones de humanos son los que temen por sus vidas y que paradoja, como si sus vidas comiendo mierda, cagando, trabajando y trabajando, arreglándose los dientes, viniendo a vacacionar a estas tierras, y así todo los años representara vivir. ¿Aún tiene ganas de eso? ¿Van a esperar el permiso de su domesticador más semejante para volver a su mierda de vida? Se ve que sí, se ve que aun aspiran a ascender en el trabajo, terminar la universidad, comprar un 0km, un terreno, una casa, vacaciones en Europa, hijos… ¿Para eso es la cuarentena, no? Yo preferiría morir.

Yo prefiero la muerte al control, a la seguridad, a la responsabilidad, al amor y conciencia humana. No acepto ningún otro llamado que no sea lo Salvaje, lo Desconocido, el Caos. Es decir, el impulso vital a  respirar  aire fresco, mirar las estrellas, a correar hasta el cansancio por campo traviesa; a molestar y perturbar el orden publico, saquear, romper, quemar todo lo que impide la plenitud de los impulsos primeros. ¿Y
porque no cargarse algún humano?

¿Le tienen miedo a morir?

Además de muerte, ante todo, el Coronavirus es el reflejo de la insignificancia del humano, también es reflejo intrínseco del progreso industrial que nos automatiza; de la tecnología que nos robotiza;  la civilización que nos educa y domestica; y sobre todo  de la humanidad que nos iguala en lo común, lo símil, lejos de lo distinto, lo peculiar. Y sí, la humanidad le teme a lo que justamente la hace vivir: la muerte. Y el humano se quedará en casa, lo hará incluso sabiendo que va a morir; el civilizado elegirá no impulsarse a -al menos- vivir lo que no ha vivido; el domesticado obedecerá y hará lo que le dice su dueño y además dirá que es por su propia voluntad; lo hará para no morir.

Pero algunas desquiciadas desafiaremos esto y todo “control humano”; eligiendo mínimamente como queremos o nos gustaría morir. Algunos indómitos encontraremos la forma de salir (al menos en la noche) a jugar; algunas salvajes engendraremos el caos, estaremos al acecho de algún saqueo, a las ordenes del fuego consumidor, expectantes al descontrol, para romper, robar, bailar sobre autos dado vueltas; hiriendo y si es necesario -siempre lo es- matando a quien no los impida. Esa es nuestra naturaleza salvaje guerrera, así siempre fue.

El COVID-19 porta con sigo la muerte y a nosotras esas partículas nos sobran. Nosotros ¡y que nos pongan el nombre que quieran! llevamos un mundo virus en nuestros corazones.

Porque Yo Quería (Max Res/Fumiko Kaneko)

Porque Yo Quería
(Fumiko Kaneko/Max Res)

Sobre nihilismo y por qué quería matar al emperador de Japón

Fumiko Kaneko: El 25 de enero de 1902 nace en Yokohama (Kanagawa, Japón) la militante anarquista Fumiko Kaneko. Nacida en una familia muy pobre, donde los padres no estaban casados ​​y pasaban de una relación a otra, fue criada en Corea por una tía.Al volver a Japón, trabajó en Tokio de criada y de vendedora de periódicos y de jabón en polvo a domicilio. En estos años leyó muchísimo, sobre todo temas políticos y sociales. En Tokio conocerá el militante libertario y antiimperialista coreano ñol Park, fundador del grupo clandestino anarconihilista «Futeisha» (Sociedad de los Insumisos o revoltosos), con quien compartirá su vida, el pensamiento anarquista y los deseos de liberación de la opresión nipona en Corea. Ambos fundaron la “Sociedad Negra de los Trabajadores». Después del gran terremoto de Kanto del 1 de septiembre de 1923, las autoridades imperiales aprovecharon la ocasión para desembarazarse de los revolucionarios e inventó una pretendida conspiración encaminada a asesinar al emperador. Detenidos y juzgados, Fumiko Kaneko y ñol Park, con falsas confesiones, fueron condenados a muerte el 25 de marzo de 1926 por alta traición, pero el 5 de abril las penas fueron conmutadas, por presiones diplomáticas, para trabajos forzados a perpetuidad .Cuando el director de la prisión de Ichigaya le entregó el certificado de la conmutación, lo destrozó en pedazos delante de él. Trasladada a la prisión de Utsunomiya, se negó a realizar ningún trabajo y fue cerrada en régimen de aislamiento. Después de tres meses pidió trabajar en el taller de realización de cuerdas de cáñamo. Fumiko Kaneko se suicidó al día siguiente, el 23 de julio de 1926 en la cárcel de mujeres de Utsonomiya (Tochigi, Japón), con una cuerda que ella misma había elaborado. Tras su muerte, el hermano mayor de Park trasladó el cuerpo en Corea, donde fue enterrado en el cementerio familiar de los Park en Pallyeong-ni (Mungyeong, Corea). Son compañero, ñol Park, quedará encarcelado hasta octubre de 1945, al terminar la Segunda Guerra Mundial. Kaneko dejó escritas unas memorias sobre su estancia en prisión y sobre su interrogatorio, que sólo fueron publicadas después de la guerra del Pacífico y que han sido traducidas al inglés y al francés, donde revela sus ideas políticas ( igualitarismo radical, antimilitarismo, antiimperialismo, críticas al socialismo y al cristianismo, etc.) y feministas (crítica a la estructura familiar nipona, divorcio, etc.). En noviembre de 2003 el cuerpo de Kaneko fue trasladado y enterrado de nuevo en el jardín de la casa donde nació Park en Maseong-myeon (Corea). La televisión pública coreana (Korea Broadcasting System, KBS-TV) estrenó en agosto de 2006 una película documental (Kaneko Fumiko) sobre su vida.


22 de Noviembre, 1923
[Lo siguiente son extractos del interrogatorio de Kaneko el 22 de noviembre de 1923]

Pregunta: ¿Por qué abrazaste el nihilismo?

Respuesta: Debido a las circunstancias de mi familia y las consiguientes opresiones sociales.

P: ¿Qué hay de tu familia?

R: No tengo familia en el verdadero sentido … Fui abandonada por mis padres y separado de mis hermanos y hermanas. No tenía vida familiar. Mi nacimiento no se registró, por lo que la sociedad me oprimió. Es culpa del sistema social … [Después de venir a Tokio] leí los escritos de Toshihiko Sakai y revistas socialistas. Al observar esto, mis padres parecían preocupados de que me inclinara hacia el socialismo. Alrededor de 1922 conocí a un coreano, Pak Yeol, que era desconocido y carecía de propiedades. Decidí vivir con él e informé a mis padres sobre esto … Después de comenzar a vivir con él, mi padre me escribió una carta, en mayo de ese año, afirmando que era descendiente de un Canciller del Reino, Fujiwara-no. -Fusame, [681-737] que vivió hace más de cien generaciones. Estaba mancillando esta ilustre línea familiar Saeki al vivir con un humilde coreano. Me estaba repudiando y, en adelante, no debía pensar en él como mi padre, escribió. Así que mi padre me repudió, que ya me había abandonado. Mi madre también me había abandonado … Incluso consideró venderme a una prostituta … Mis padres no me dieron amor y, sin embargo, trataron de obtener cualquier beneficio que pudieran obtener de mí. El suyo es un amor verdaderamente egoísta, una forma de avaricia. Entonces, un objeto de avaricia, no entiendo el significado de la piedad filial. La llamada moralidad se basa en la relación entre los fuertes y los débiles. Esa moralidad siempre se manipula para servir a la conveniencia de los fuertes. Es decir, el fuerte insiste en preservar su libertad de acción mientras exige la sumisión del débil. Desde el punto de vista de los débiles, la moralidad significa un acuerdo que exige la sumisión a los fuertes. Este principio moral es común en todas las edades y todas las sociedades. El objetivo principal de aquellos en el poder es preservar este principio moral el mayor tiempo posible. La relación entre padres e hijos también se basa en este principio. Solo está cubierto con un término que suena atractivo “piedad filial”.

P: ¿Cómo llegaste a asociarte con los socialistas y finalmente llegaste al nihilismo?

R: Tres grupos intelectuales me influenciaron mientras vendía periódicos … Uno era un grupo de salvación budista, el segundo era el grupo del Ejército de Salvación Cristiano que golpeaba sus panderetas, y el tercero, los socialistas de pelo largo que gritaban con voces desesperadas. … Primero me acerqué al Ejército de Salvación

[Luego relata sus experiencias con Saitō, identificadas en sus memorias como Itō. Ella explica que se desilusionó con el cristianismo cuando él dijo que tenía que terminar su amistad con ella porque se había enamorado de ella.]

Qué contradicción extraordinaria para un cristiano predicar el amor en la esquina de la calle y luego no cumplir con un amor puro e inmaculado. Los cristianos se han encadenado al concepto de Dios que crearon. La suya es una fe cobarde de esclavos. La virtud y la belleza de los seres humanos es vivir de forma natural, no gobernada por fuerzas externas. Decidí que no podía abrazar el cristianismo, que predica la doctrina de la vida que entra en conflicto con los ideales de belleza y virtud. Entonces abandoné el cristianismo …

[Ella se hizo amiga de un socialista, Hori Kiyotoshi, pero se desilusionó con él también porque Hori, afirmó, era una hipócrita. Ocultaba su relación con su esposa geisha, temiendo que obstaculizaría sus posibilidades de salir adelante en el mundo. También hizo que todos los que estaban debajo de él hicieran todo el trabajo en su negocio de impresión mientras pasaba el tiempo libre.]

También me presentaron a otro socialista, Kutsumi Fusako. Su vida familiar y sus principios no eran diferentes a los de Hori. Kutsumi se ocupó de sus propias necesidades personales, pero no prestó atención a las necesidades de sus hijos. Encontraría alguna excusa para salir con un joven y quedarse todo el día. Escuché su comentario de que todo lo que tenía que hacer era subir a la plataforma y dar un discurso sobre el socialismo y decir “La sociedad actual debe ser destruida” para que la policía intervenga. Al día siguiente, los periódicos informarían que Kutsumi Fusako hizo un discurso extremista, por lo que la policía le impidió hablar. Me disgustó el deseo generalizado entre los socialistas de poner sus nombres en el periódico. En este momento, Kutsumi no tenía dinero ni para comprar comida, así que empeñó mi ropa. Luego dejó que expirara el período de redención y permitió que la casa de empeño los vendiera sin mi permiso. No me quejo de perder mi ropa, aunque ella sabía que las necesitaba porque había llegado el invierno. Ella no mostró ningún sentido de responsabilidad. Detestaba su actitud, una socialista que piensa en las necesidades de otras personas y solo piensa en alimentarse.

Había imaginado que los socialistas eran personas que se elevaban por encima de las costumbres y la moralidad sin sentido de la sociedad. Los imaginé como luchadores valientes sin interés en la llamada fama, honor y reputación social. Pensé que eran guerreros luchando por destruir la sociedad pervertida de hoy y luchando por crear una sociedad ideal. Sin embargo, a pesar de que denuncian los aspectos irracionales e hipócritas de la sociedad, y fingen que son indiferentes a las críticas sociales y a la fama y la reputación, de hecho gobiernan y están preocupados por los estándares de la sociedad mundana. Buscan adornarse con adornos convencionales y asumir valores convencionales. Así como los generales se enorgullecen de las medallas en sus cofres, los socialistas codician los registros de arrestos para ganarse el pan. Se enorgullecen de esto. Cuando me di cuenta de este hecho, me di por vencido.

También me horroricé por la somnolencia de los campesinos, que están sumidos en el dolor pero no sienten dolor, y la ignorancia de los trabajadores, que trabajan diligentemente mientras se los devoran hasta los huesos. Si se eliminan las cadenas que los atan, es probable que vayan con sus cadenas a los que ejercen el poder político y económico y les supliquen que los encadenen nuevamente. Quizás serán más felices si se les permite dormir en la ignorancia. Así que me disgusté por todas las corrientes de pensamiento y desde la primavera de 1922 abracé con fuerza las creencias nihilistas que tengo hoy.

En cuanto a la importancia de mi nihilismo … en una palabra, es la base de mis pensamientos. El objetivo de mis actividades es la destrucción de todos los seres vivos. Siento una ira ilimitada contra la autoridad parental, que me aplastó bajo el nombre sonoro de amor parental, y contra la autoridad estatal y social, que me abusó en nombre del amor universal.

Habiendo observado la realidad social de que todos los seres vivos en la tierra están constantemente involucrados en una lucha por la supervivencia, que se matan entre sí para sobrevivir, concluí que si hay una ley absoluta y universal en la tierra, es la realidad que los fuertes comen el débil. Esto, creo, es la ley y la verdad del universo. Ahora que he visto la verdad sobre la lucha por la supervivencia y el hecho de que los fuertes ganan y los débiles pierden, no puedo unirme a las filas de los idealistas y adoptar un modo optimista de pensar que sueña con la construcción de una sociedad sin autoridad y control. Mientras todos los seres vivos no desaparezcan de la tierra, las relaciones de poder basadas en este principio [del fuerte aplastando al débil] persistirán. Debido a que los que ejercen el poder continúan defendiendo su autoridad de la manera habitual y oprimen a los débiles, y debido a que mi experiencia pasada ha sido una historia de opresión por parte de todas las fuentes de autoridad, decidí negar los derechos de toda autoridad, rebelarme contra ellos, y apostar no solo mi propia vida sino la de toda la humanidad en este esfuerzo.

Por esta razón, planeé lanzar una bomba y aceptar la terminación de mi vida. No me importaba si este acto provocaría una revolución o no. Estoy perfectamente contento de satisfacer mis propios deseos. No lo hago para ayudar a crear una nueva base de la sociedad en una nueva autoridad en una forma diferente.

P: ¿Cuál es su opinión sobre el sistema estatal y social japonés?

R: Divido el sistema estatal-social japonés en tres niveles:

La primera clase son los miembros del clan real.

La segunda clase son los ministros del gobierno y otros que ejercen el poder político.

La tercera clase son las masas en general.

Considero a la primera clase, el clan real, como víctimas lamentables que viven como prisioneros cuyas idas y venidas están estrictamente reguladas, tal como lo son para el regente imperial. Creo que son títeres lamentables y muñecas de madera que están siendo manipulados por la segunda clase, los verdaderos portadores del poder, para poner la lana sobre los ojos de las masas. La tercera clase, las masas, como mencioné anteriormente, son ignorantes más allá de la salvación. La segunda clase, los que ejercen el poder político, son los que tienen el poder real de perseguir a los débiles, como yo. Por esa razón no siento nada más que un odio amargo hacia esta clase. Mientras que en realidad la segunda clase es la que ejerce el poder real, la primera clase es la que ejerce formalmente el poder. Entonces estas dos clases van de la mano. Por consiguiente, coloco a la segunda clase en el nivel secundario y dirijo mis sentimientos rebeldes contra la primera clase. También contemplé lanzar bombas en ambas clases. Pak Yeol y yo hablamos sobre esto.

Llevo un diario de mis días en prisión. El 6 de noviembre escribí: “Los que ejercen el poder están sacudiendo los derechos de las personas tan fácilmente como si fueran balonmano. Los funcionarios del gobierno finalmente me arrojaron a prisión. Pero déjame darte un buen consejo. Si desea evitar que el incidente actual dé frutos, debe matarme. Puedes mantenerme en prisión durante años, tan pronto como me liberen, intentaré lo mismo. Destruiré mi propio cuerpo y te ahorraré el problema. Puedes llevar este cuerpo mío a donde quieras, a la guillotina si lo deseas o a la prisión de Hachiōji. Todos tenemos que morir eventualmente. Entonces puedes hacer lo que quieras. Solo probarás que viví fiel a mí mismo. Estoy perfectamente feliz con eso ”. ¿Espera que me comprometa con ustedes, cambie mi forma de pensar y viva de conformidad con las formas de la sociedad? Si pudiera comprometerme contigo ahora, me habría comprometido contigo cuando estaba en la sociedad. No tienes que predicarme sobre eso. Tengo suficiente sentido para entender eso. Estoy preparado para lo que sea que me puedas hacer. Haz lo que quieras. No lo dudes A decir verdad, me gustaría salir al mundo una vez más. Sé que todo lo que tengo que hacer es hacer mi apuesta diciendo “He sufrido un cambio de corazón” e inclino la cabeza. Pero no puedo destruir mi yo actual para que mi yo futuro pueda sobrevivir.

Oficiales, permítanme proclamarles con valentía una vez más: “En lugar de postrarme ante los portadores del poder, prefiero morir y ser fiel a mí mismo. Si esto te desagrada, puedes llevarme a donde quieras. No tengo miedo de nada que me puedas hacer ”. Así es como me he sentido en el pasado y así es como me siento ahora.

P: ¿Conociste a Pak Yeol después de desarrollar esta forma de pensar?

A: eso es correcto. Después de conocer a Pak, hablamos sobre nuestras ideas y descubrimos que nuestros puntos de vista eran similares. Entonces, para trabajar juntos, comenzamos a vivir juntos. [2]

[Durante el curso del interrogatorio, Kaneko reveló su opinión sobre el sistema del emperador con franqueza].

Incluso antes de conocer a Pak Yeol, creía que el emperador era una entidad inútil. Pak y yo nos juntamos porque estuvimos de acuerdo en esto. Nos unimos como camaradas para derrocar al sistema emperador. Por naturaleza, los seres humanos deberían ser iguales. Y, sin embargo, los seres humanos que son iguales por naturaleza se han vuelto desiguales debido a la presencia de la entidad llamada emperador. Se supone que el emperador es augusto y exaltado. Sin embargo, su fotografía muestra que él es como nosotros los plebeyos. Tiene dos ojos, una boca, piernas para caminar y manos para trabajar. Pero él no usa sus manos para trabajar y sus piernas para caminar. Esa es la única diferencia. La razón por la que niego la necesidad del emperador surge de mi creencia de que los seres humanos son iguales.

Nos han enseñado que el emperador es un descendiente de los dioses, y que su derecho a gobernar le ha sido otorgado por los dioses. Pero estoy convencido de que la historia de los tres tesoros sagrados [la espada, el espejo y la joya, que descienden de la era de los dioses como emblemas de la autoridad imperial] es simplemente un mito sacado de la nada. Si el emperador fuera un dios, entonces sus soldados no morirían. ¿Por qué decenas de miles de súbditos reales fueron asesinados por el Gran Terremoto en su presencia inmediata? Tenemos entre nosotros a alguien que se supone que es un dios vivo, uno que es omnipotente y omnisciente, un emperador que se supone que debe realizar la voluntad de los dioses. Sin embargo, sus hijos lloran de hambre, se sofocan en las minas de carbón y mueren aplastados en las máquinas de las fábricas. ¿Por qué esto es tan? Porque, en verdad, el emperador es un mero ser humano. Queríamos mostrarle a la gente que el emperador es un ser humano común y corriente como nosotros. Así que pensamos en arrojar una bomba al suelo para mostrar que él también morirá como cualquier otro ser humano.

Se nos ha enseñado que la política nacional japonesa consiste en un linaje ininterrumpido de la familia imperial a lo largo de los siglos. Pero la genealogía imperial es muy confusa. E incluso si la genealogía no se ha roto a lo largo de los siglos, no significa nada. No es nada de lo que estar orgulloso. Más bien, es vergonzoso que los japoneses hayan sido tan ignorantes como para consentir que se les haya impuesto bebés como emperadores.

Bajo el sistema del emperador, la educación, las leyes y los principios morales fueron diseñados para proteger a la autoridad imperial. La noción de que el emperador es sagrado y agosto es una fantasía. Se ha llevado a la gente a creer que el emperador y el príncipe heredero representan autoridades que son sagradas e inviolables. Pero son simplemente títeres vacíos. Los conceptos de lealtad al emperador y amor a la nación son simplemente nociones retóricas que están siendo manipuladas por el pequeño grupo de clases privilegiadas para cumplir su propia codicia e intereses. [3]

Esta traducción, que incluye paráfrasis y notas al pie, se puede encontrar en Reflexiones de Mikiso Hane en el camino hacia la horca: Mujeres rebeldes en Japón de antes de la guerra

14 de Mayo 1925

52º registro de interrogatorios 14 de mayo de 1925 Prisión de Ichigaya

(Apertura omitida)

Pregunta 1: ¿Es correcta su afirmación de la última vez de que la idea de pedirle explosivos a Kim Han para usarlos durante la boda del Príncipe Heredero surgió de sus conversaciones con Pak?

Respuesta: eso es correcto.

P2: ¿También es correcto que pedirle explosivos a Kim Han también estuviera en preparación para la boda del Príncipe Heredero?

R: Aprendí que celebrarían una ceremonia de boda para el principito en el futuro cercano cuando Pak fuera a Gyeongseong para contactar a Kim Han.

Recuerdo que en ese momento la fecha de la boda del principito no se había decidido con firmeza. En cualquier caso, había anticipado la procesión de la boda que se celebrará en un futuro próximo. Recuerdo que fue por esto que Pak fue a Gyeongseong, así que tendría una bomba a tiempo para esta increíble oportunidad de procesión.

P3: ¿Hubo una discusión entre usted y Pak cuando se fue a Gyeongseong sobre llegar a tiempo a la ceremonia de la boda?

R: Hablé continuamente con Pak acerca de presentar una bomba al joven príncipe durante la ceremonia de la boda imperial. Si eso fue algo que sucedió antes de irse a Gyeongseong, o si fue después, no lo recuerdo claramente en este momento. En cualquier caso, porque desde el momento en que Pak se fue a Gyeongseong, pensé que usar una bomba en la ceremonia de la boda era lo mejor, creo que Pak probablemente le dijo a Kim Han que nos diera una bomba a tiempo.

P4: Después de regresar de Gyeongseong, ¿Pak le dijo que había discutido con Kim Han sobre tener bombas a tiempo para la boda?

R: No escuché de Pak que hubiera tenido ese tipo de conversación. Lo único que me dijo después de regresar de Gyeongseong fue que Kim Han finalmente compartiría bombas con nosotros.

P5: En ese caso, desde el momento en que Pak regresó de Gyeongseong a fines de 1922, ¿habló sobre cómo no podría obtener bombas de Kim Han debido al incidente de Kim Sang-ok [4], y sobre el uso ¿ellos en la ceremonia una vez que recibió las bombas de él a fines de 1923?

R: Hubo muchas conversaciones entre yo y Pak sobre el uso de las bombas en la ceremonia, pero no me quedan ciertos recuerdos de si sucedieron en ese momento o qué.

P6: ¿Qué pasa en el momento de su participación con Kim Jun-han? [5]

R: Recuerdo claramente que en ese momento hubo una conversación entre Pak y yo sobre el uso de las bombas en la procesión.

P7: ¿A quién ibas a tirar las bombas?

R: En última instancia, seremos felices siempre y cuando nos llevemos al principito.

Sería bueno matar al Emperador también, pero la procesión fue una rara oportunidad y el Emperador es un hombre enfermo, por lo que el valor de la declaración que haríamos al matarlo en lugar del principito sería diferente y no valdría la pena. Entonces apuntamos al principito.

P8: Una vez que obtuviste las bombas, ¿quién se suponía que las arrojaría?

R: Por supuesto que yo y Pak lo haríamos, pero también pensé en pedirle a otros camaradas como Nīyama, Choi Gyujong y Yamamoto Katsuyuki que lo hicieran.

La idea que tenía en mente era que, debido a que Nīyama y Yamamoto habían estado preocupados por problemas en el pecho por un tiempo y estaban preparados para morir, y Choi es el tipo de persona que, una vez disparada, hará cualquier tipo de acción directa, Pak y yo podríamos hacer que estos tres se dividan y arrojen bombas en lugares como la Dieta, Mitsukoshi [6], el cuartel general de la policía y el Palacio Imperial al mismo tiempo que lanzamos los nuestros.

Pero luego, con respecto a Nīyama, después de haber caído en una relación romántica con Kim Jun-han, sentimos que su personaje no era apto para este tipo de acción directa y abandonamos el plan para usar a nuestros camaradas.

P9: ¿Lanzar una bomba contra Su Majestad el Príncipe Heredero era su único objetivo?

R: En última instancia, nos habría encantado matar al principito, pero si hubiéramos podido, nos hubiera gustado matarlo junto con el Primer Ministro y otros verdaderos poseedores del poder político. Pero como habíamos tardado en aprovechar la oportunidad una vez que habíamos tenido en nuestras manos las bombas, y si hubiéramos sido atrapados por los funcionarios, realmente nos habríamos visto estúpidos como yo mismo aquí sentado, consideramos que si Realmente no tuvimos la oportunidad de poner nuestros ojos en el envío de una ruta de mensajes, y consideramos lanzar las bombas durante eventos como las celebraciones del Primero de Mayo o la apertura de la Dieta.

P10: ¿Tenía Pak la misma intención principal que tirarle una bomba a Su Majestad?

A: lo hizo.

P11: ¿Por qué trataste de causar tanto daño a Su Majestad el Príncipe Heredero?

R: Durante mucho tiempo he pensado profundamente que todos los humanos son iguales. Todos siendo humanos, todos deben ser iguales. En eso no hay diferencia entre estúpido e inteligente o fuerte y débil. Como humanos que existen naturalmente en la tierra, creo que todos los humanos son completamente iguales en valor, y siguiendo la única calificación de ser humanos, deberían disfrutar completamente e igualmente su derecho a la actividad humana.

Para decirlo de manera concreta, todas las acciones que se han hecho, se están haciendo y pueden ser realizadas por humanos están construidas sobre la base de ser humanos. Por lo tanto, creo que todas estas acciones, construidas sobre una base natural y realizadas por humanos en la tierra, deberían ser reconocidas como actividades humanas iguales por la única calificación de que las realizan los humanos. Y, sin embargo, cuánto se niegan y controlan estas acciones naturales, esta existencia natural misma, en nombre de las leyes hechas por los humanos. Humanos que deberían ser iguales por naturaleza, cuán desigual es su situación en esta sociedad. Maldigo esta desigualdad. Hace solo dos o tres años, pensé en la llamada nobleza [7] de la clase alta como una raza peculiar, dotada de una forma y sustancia en todos los sentidos diferentes de los llamados plebeyos. De hecho, incluso mirando fotos en el periódico puede ver que la llamada nobleza no es diferente de los plebeyos. Con dos ojos, una boca, dos piernas para caminar y manos para trabajar, parece que no les falta lo más mínimo.

En realidad, no pensé que un niño deformado [sic] que carecía de esas cosas pudiera ser parte de esa clase.

En resumen, esta comprensión de la clase de la familia imperial, la comprensión de que cuando hablas de ellos instintivamente sientes que estás hablando de personas nobles e invioladas, es algo que probablemente se ha arraigado en los corazones de las personas. Para decirlo de otra manera, cosas como los estados y gobernantes de Japón han aprovechado un poco esta línea de entendimiento popular.

Desde el principio, cosas como países, sociedades, pueblos y gobernantes no son más que ideas. Sin embargo, para otorgar a los gobernantes de estas ideas con majestad, poder político y santidad, existe en este mismo Japón algo que representa lo que acabo de extraer: el derecho divino de los reyes. Al igual que cualquier persona nacida en suelo japonés está inculcada con esta idea, incluso los estudiantes de primaria, para impresionar a las personas inocentes como el propio Emperador descendiente de los dioses, o su derecho a gobernar como algo otorgado por decreto de los dioses. o si el Emperador es alguien que controla el poder del Estado para realizar la voluntad de los dioses, y por lo tanto la ley es la voluntad de los dioses, basan estas cosas en leyendas fantásticas, alardeando y ofreciendo solemnemente elogios a las cosas. como un espejo, una espada y una joya [8] como si fueran dados por los dioses, engañándolos por completo. Los pobres engañados, envueltos en estas absurdas leyendas, consideran cosas como el gobierno y el Emperador como dioses increíbles sin comparación, pero si el Emperador era un dios o descendía de los dioses, si la gente estaba bajo la protección de estos dioses, existiendo bajo los espíritus de generaciones sucesivas de estos dioses-emperadores, ningún soldado japonés debería morir en tiempos de guerra, ningún avión japonés debería caer del cielo, y algunas decenas de miles de sujetos leales no deberían morir en los dioses ‘propio patio trasero debido a un desastre natural como el del año pasado [9].

Pero esta cosa increíble que se convirtió en una verdad inquebrantable, ese es el derecho divino de los reyes, que no es más que una suposición, ¿no se ha demostrado con toda claridad que las leyendas en las que se basa están vacías? E independientemente de si un Emperador que es la omnipotente manifestación omnipotente de los dioses y que implementa la voluntad de los dioses realmente existe en la tierra o no, no algunos de los niños de esta sociedad que existen debajo de él lloran de hambre, se asfixian en minas de carbón y mueren miserables muertes aplastadas por máquinas? ¿Y no es esta evidencia suficiente de la verdad, es decir, que el Emperador es solo un trozo de carne, alguien en todos los sentidos igual que el llamado público, y que todos deberían ser iguales a él? ¿No era lo mismo para usted, oficial? Me enseñaron en la escuela primaria que debido a que nuestra única gloria como seres humanos era tener la fortuna de nacer en la nación sin comparar que es este país, donde vivimos bajo un Emperador que forma parte de una línea continua e ininterrumpida, tuvimos que poner nuestro esfuerzo por mejorar esta gloria. Y aunque no sé si su pertenencia a una línea de sangre es verdadera o no, en cualquier caso, ¿es un gran honor ser gobernado por un solo linaje? He oído hablar antes de un Emperador que se ahogó y se convirtió en alimento para peces, Antoku [10] o algo así, que tenía la responsabilidad del gobernante de Japón con solo dos años. ¿Jactarse de un ser humano tan incapaz como su gobernante es realmente la gloria de los gobernados? Más bien, otorgar a una línea imperial de diez mil años el poder de gobernar, incluso como una formalidad, es la vergüenza más profunda de las personas nacidas en suelo japonés, y una prueba de la ignorancia del pueblo japonés.

La tragedia del año pasado, donde muchas personas murieron quemadas al lado del emperador que respiraba actualmente, fue algo que demostró que en realidad es solo un tonto trozo de carne y al mismo tiempo desprecia la tontería y la ingenuidad de las personas en el pasado.

La escuela se esfuerza primero por enseñar a los humanos que existen naturalmente en la tierra la palabra “bandera” e inculcarles el espíritu del nacionalismo. Y la gran variedad de actividades que se basan igualmente en que los humanos las realicen, todas estas se dividen en correctas e incorrectas bajo el estándar único de si apoyan la autoridad o no. Y ese estándar es la ley y la moral hechas por el hombre.

La policía, que administra la ley que enseña solo el camino hacia una vida mejor para los vencedores de la sociedad y la sumisión a la autoridad, baja sus sables y amenaza las acciones humanas, toma a todos los que temen que puedan sacudir los pilares del poder y bam, unirlos y todo. Y los jueces, esos funcionarios respetables, hojean los libros de leyes y emiten juicios arbitrarios sobre las acciones humanas, alienando a sí mismos de las vidas humanas, negando incluso su humanidad mientras asumen su deber como protectores de la autoridad.

Como cuando el cristianismo estaba en su apogeo y, para proteger su santidad, prohibieron la investigación científica por temor a sacudir los pilares de los supersticiosos milagros de Dios y las tradiciones de larga data que predicaron, cosas como la santidad del Estado o la santidad. del emperador también son efímeros, y se usa la fuerza para oprimir esas ideas y argumentos que los expondrían como nada más que ilusiones.

Así, la tierra está actualmente ocupada y es pisoteada por un demonio llamado poder, porque las vidas que por su naturaleza deberían ser disfrutadas por

Por lo tanto, la tierra está actualmente ocupada y es pisoteada por un demonio llamado poder, porque las vidas que, por su naturaleza, deberían ser disfrutadas por los humanos que son existencias naturales en la tierra solo están permitidas si cumplen la misión de servirla.

Y los representantes del demonio llamaron al poder que pisotea la vida de los humanos en la tierra que deberían ser todos iguales: el Emperador y el Príncipe Heredero. Todas las razones para apuntar al principito que he dado hasta ahora parten de esta idea.

Y para aquellos representantes del poder que pisotean la vida de los humanos naturalmente iguales en la tierra, esos trozos de carne equivalentes a trozos de tierra llamados Emperador y Príncipe Heredero, las personas pobres que han engañado les dan una santidad exagerada y les proporcionan ellos superiores, inviola posiciones mientras están siendo explotados. Y es allí donde quería mostrarle a la gente claramente que aquellos que se impresionaron con ellos como poder inviolable sagrado, el Emperador y el Príncipe Heredero, son en verdad trozos de carne vacíos entre trozos de carne, nada más que títeres, para mostrar a los que están siendo explotados. que no son más que marionetas y tontos tontos utilizados por unos pocos privilegiados para enriquecerse engañando a las personas que sirven como fuente de riqueza, y a través de esto para mostrar que la montaña de tradiciones de larga data que otorgan divinidad al Emperador son supersticiones puramente vacías. Para mostrar, debido a que la sustancia vacía de esta nación japonesa que se considera la tierra de los dioses no es más que un sistema provisional para aumentar las ganancias personales de unos pocos privilegiados, la ideología del auto-sacrificio para la nación llamada “lealtad y patriotismo” eso es glorificado y propagandizado e incluso considerado como un eslogan nacional que es en verdad nada más que un cruel deseo de sacrificar la vida de los demás para su propio beneficio envuelto en adjetivos bonitos como un medio para satisfacer su propio interés. Apunté al principito para advertir a la gente que consentir esto sin crítica significa consentir ser esclavo de unos pocos privilegiados, para que la gente sepa que la moral altruista fundamental exigida por el confucianismo que los japoneses hasta ahora han mantenido como el credo de su vida , esa moral esclava que somete los corazones de las personas hoy e incluso en esa acción los inclina a ser gobernados, es en verdad una ilusión que surge de una conjetura pura, solo un fantasma vacío, y al hacerles saber eso, abriendo los ojos para ver que las personas deben actuar completamente por sí mismos, que los que hacen el universo son ellos mismos, y por lo tanto cada “cosa” existe para ellos y todo debe hacerse por ellos.

En cualquier caso, pensé que al arrojar esa bomba, pronto terminaría con mi vida en esta tierra. La razón por la que te acabo de decir que te diriges al principito, con la idea de hacer una declaración al mundo exterior, es decir, una explicación para la gente, este esquema fue, de hecho, algo que consistía en mis reflexiones hechas para sostener un tenue color de esperanza y nada más, en otras palabras, fui yo extendiendo hacia afuera los pensamientos que habían sido dirigidos hacia mí mismo, lo cual es todo para decir que los pensamientos que me tenían a mí como su objeto estaban en la raíz de este plan.

Con respecto a los pensamientos que me tienen como su objeto, lo que se conoce como mi ideología nihilista, ya hablé de esto en detalle la última vez. Para seguir mi plan hasta su conclusión lógica, el objetivo negativo era negar mi propia vida, y el objetivo positivo y último, el corazón del plan en sí, era la destrucción de todo el poder en esta tierra.

Es por eso que apunté al principito.

P12: ¿Cómo es tu salud física?

A: mi salud? Eso se resolvió hace mucho tiempo.

P13: ¿Te has reformado a ti misma?

R: No he hecho absolutamente nada de lo que deba arrepentirme. De hecho, se podría decir que mi plan, mis ideas y acciones, son malas porque causarían problemas a otras personas, pero al mismo tiempo son cosas de las que yo mismo me beneficio.

Juzgar las cosas de acuerdo a su interés ciertamente no es malo; más bien, es la naturaleza humana, una condición para vivir. Si juzgar las cosas según su interés fuera malo, la culpa sería del hecho de que los humanos mismos están vivos. Para mí, las cosas que son para su beneficio son buenas, y las cosas para su desventaja son malas.

Pero no llevé a cabo este plan porque creía que era bueno. Solo lo hice porque quería hacerlo. Del mismo modo que no importa cómo me critiquen por ser mala por otras personas, no me desvío de mi camino, no importa cómo me halagues por ser bueno, si no quiero hacer algo, no lo haré.

Seguiré haciendo las cosas porque quiero. No puedo predecir cuáles serán esas cosas, pero lo cierto es que mientras exista sobre la tierra viviré en el momento, buscando las cosas que más quiero hacer de una a otra.

18 de Julio de 1925

1º Cinta de Interrogación/11) – 18 de julio de 1925 Prisión de Ichigaya, Kaneko Fumiko (Documento de Interrogación)

Con respecto al caso de la acusada antes mencionado acusado en virtud del Artículo 73 [12], así como por violar la Ley de Control de Explosivos, el siguiente interrogatorio tuvo lugar en la prisión de Ichigaya el 18 de julio de 1925, que se llevó a cabo con el juez Tatematsu Kaisei del Tribunal de Apelaciones de Tokio , acusado de la audiencia preliminar bajo el poder especial de la Corte Suprema, y el Secretario Okuyama Gunji del mismo tribunal presente.

Pregunta 1: ¿Tu nombre?

Respuesta: Fumiko Kaneko.

Q2: ¿Edad?

R: Oficialmente tengo 24 años, aunque tengo 22 por mi recuerdo. Pero para decirte la verdad, tampoco creo en ninguno. Y lo que es más, no necesito creer. No importa la edad que tenga, no tiene nada que ver conmigo viviendo mi propia vida en este momento.

P3: ¿Tu clase?

A: Una divina [13] plebeya.

P4: ¿Cuál es tu trabajo?

R: Mi trabajo es destruir todo lo que existe actualmente.

Q5: lugar de residencia?

A: prisión de Tokio.

Q6: dirección permanente?

A: Prefectura de Yamanashi, Distrito Higashi-Yamanashi, Aldea Suwa, 1236 Somaguchi.

Q7: lugar de nacimiento?

A: Ciudad de Yokohama.

P8: ¿Tiene algún rango, decoración, insignia para el servicio militar, jubilación, pensión u oficina pública?

R: No puedes darme ninguna de esas cosas, e incluso si pudieras no las tomaría.

P9: ¿Alguna vez te han sentenciado por algo?

R: Pronto recibiré una, ¿no?

P10: ¿Ha leído el documento oficial de cambio de jurisdicción para usted y los demás acusados?

A: Sí, lo hice.

P11: ¿Hay alguna discrepancia en los hechos registrados en ese documento?

A: no hay.

P12: En ese punto, ¿tiene algún comentario sobre el Fiscal General que lo procesó a usted y a Pak Jun-sik [14] de esta manera y solicitó la audiencia preliminar de la Corte Suprema?

En este momento, el juez ha comenzado a leer la sección titulada “Acusaciones de la solicitud de audiencia preliminar”.

A: sin comentarios.

P13: ¿Y con la intención de que lleve a cabo la audiencia preliminar por orden del Jefe de la Corte Suprema?

A: sin objeciones.

P14: ¿Hay algún error en lo que dijo en la audiencia preliminar de su caso en el Tribunal de Distrito de Tokio por violar la Ley de Policía de Seguridad y la Ley de Control de Explosivos?

A: no lo hay.


Trabajos citados

Hane, Mikiso. Reflections on the Way to the Gallows: Rebel Women in Prewar Japan. University of California Press, 1988.

Kurihara, Yasushi. Kuruizake, Freedom: Anarchism Anthology. Chikuma Shobou, 2018.

Raddeker, Helene Bowen. Treacherous Women of Imperial Japan: Patriarchal Fictions, Patricidal Fantasies. Routledge, 1997.

Bent over, watching others from beneath my thighs – the state of the world I need to look at, upside-down.

Kaneko Fumiko

Notas:

[1] Raddiker 70.

[2] Registros de interrogatorios del tribunal de distrito de Tokio del 22 de noviembre de 1923.

[3] Setouchi Harumi, ed., Onna no Isshō, Jimbutsu Kindai Joseishi, Hangyaku no Onna no Roman, 8 vols. (Tokio: Kōdansha, 1980), VI: 168-69.

[4] Sang-ok, miembro de la resistencia a la ocupación japonesa de Corea, arrojó una bomba en la estación de policía de Jongno en Seúl en enero de 1923, muriendo en un tiroteo con la policía unos días después.

[5] Asociados de Fumiko y Pak, pertenecían a varios grupos radicales juntos y probablemente se separaron debido a discusiones entre él y Pak en agosto de 1923.

[6] Una cadena de tiendas por departamento japonesa.

[7] La sociedad Meiji se dividió en posiciones de clase formal de nobleza, descendientes de hogares samurai y plebeyos.

[8] Elementos conocidos como los Tres Tesoros Sagrados (sanshu no jingi). Según la leyenda, fueron traídos a la tierra por el antepasado de la línea imperial japonesa.

[9] El Gran Terremoto de Kanto de 1923, en el que se estima que murieron más de 140,000, muchos envueltos en incendios que estallaron como resultado.

[10] Antoku (1178-1185) fue ahogado por su abuela cuando saltó por la borda durante una batalla en el ombligo en lugar de arriesgarse a que lo capturaran. [11] Este es el primer interrogatorio desde que fue acusada de cargos adicionales.

[12] El delito de alta traición bajo el código penal Meiji.

[13] Radikker ve esto como una provocación hacia el estado divino del Emperador (234).

[14] Nombre de nacimiento de Pak Yol.

Un Poema de Guerra

Un Poema de Guerra

Camino en los bosques y escucho las canciones de las aves y el crujido de las hojas
pero las máquinas que gimen y gritan se vuelven más ruidosas cada día.
Todo lo que oigo es muerte
Camino en los bosques, y busco a aquellos salvajes, los conejos, ciervos y jabalíes
Sus cuerpos yacen putrefactos en un montículo y eso llena mi corazón de dolor
Todo lo que huelo es muerte
Camino en los bosques y busco a los antiguos, de roble, playa y ceniza
Su cuerpos yacen apilados al costado del camino y la sabiduría de años
se pierde en pos del “progreso”. Intento respirar, pero el aire está enfermo
Todo lo que saboreo es muerte
Ante mi yace un paisaje torturado, una herida abierta y supurante sobre la tierra
donde las maquinas de nuestra muerte colectiva se arrastran como parásitos
arrancando las entrañas de la tierra para construir sus monumentos a la artificialidad
Ante mí yace una montaña, una montaña que nunca debiera haber existido
y está alineada con árboles, fila tras fila de árboles que nunca debieron haber existido.
Árboles que ya están muertos.
La sangre de la tierra corre de regreso, y empapa mi piel, sé que me envenena
pero esta agonía la hago propia. Tomo este sufrimiento y lo convierto en un arma
en mi interior, la cual se extiende desde el abismo de mi mente hasta la palma
de mis manos, donde la conspiración se vuelve realidad
Camino en los bosques y escucho el sonido de mis enemigos, sé que me temen,
porque su sufrimiento ya no es una opción. Es tan duro como una realidad
Como el dolor al que nos han sometido a todos. La venganza arde luminosamente en mis manos
Todo lo que veo es muerte

-A

 

de Ajajema #2

Vagabundo

Vagabundo

Como un egoísta con una personalidad vehementemente anti-social y nihilista debería ser bastante aparanteque mis intereses, mis pasiones y mis deseos se mueven de forma completamente contraria a los intereses, estándares, leyes y moralidad de cualquier sociedad o estado.Sin estar dispuesto a ceder, retroceder o comprometerme a mi mismo por nadie, mi vida de criminalidad y excomunión se inició en mi juventud, cuando decidí que no desperdiciaría otro segundo más de mi vida conformándome e intentando obtener aceptación o aprobación de aquellos que me rodeaban.

¿Porque me tendría que importar ser valorado por otros quienes al fin y al cabo me repugnan totalmente, y que odio su asquerosa existencia humana tanto como la mía? Rechazo esa práctica humillante que constituye la fábrica social en su totalidad, un vil tejido de debilidad, imbecilidad, timidez y estupidez. Este rechazo de todas formas no es pasivo, es algo que siempre abordé con desprecio absoluto, hostilidad y frecuentemente con actos de violencia contra aquellos que intentaron imponerse a sí mismos o a cualquier tipo de cadenas por sobre mi floreciente individualidad.

En la medida en que aprendí a vivir por mi propia fuerza de voluntad, las paredes carcelarias de la escuela ya no pudieron contenerme ni la inmundicia pudo alcanzarme, así que pase todo mi tiempo saltándome las clases y en un principio disfruté este tiempo libre recientemente adquirido deambulando por bosques y edificios abandonados, escuchando musica, dibujando y escribiendo. Cuando esto no se sentía particularmente satisfactorio, hurgaba más profundamente en artes más sombrías y secretas. Día tras día, la práctica de robarenlas tiendas, invadir propiedad privada, robo y vandalismo se volvió mi vida diaria. Una reacción a ser criado en esta despreciable sociedad ala cual nunca pude pertenecer, una sociedad que nunca he respetado o tolerado ni en lo más mínimo.

Luego cuando era apenas un adolescente, sentí el deseo de “hacer una declaración” respecto a todos estos pensamientos y sentimientos haciendo ebullición en mi interior, así que me escape de casa una noche y me dirigí a una iglesia local. Cubierto por los arboles, escaléla cerca del edificio y levanté una pesada roca del suelo. La alcé con ambos brazos y la arroje con toda mi fuerza, destruyendo la cabeza y los brazosde las estatuas en los jardines de la iglesia, aquellas mismas estatuas que veía al pasar caminando casi cada día, y a las que escupía viles maldiciones de odio y asco. Luego de algunos minutos de excitante iconoclastía, me dícuenta de que había estado haciendo bastante alboroto y decidí huir antes de que algún potencial héroe pudiera intervenir. Más tarde reconocí que aquella actividad nocturna fue mi primer ataque directo contra un símbolo y pilar institucional de la civilización por razones puramente egoístas.
Supe en ese momento que era solo el comienzo.

Poco después, por varias razones acumuladas respecto a mi hostilidad y mi personalidad inflexible, abandoné la escuela. Rechacé laidea de combatir la esclavitud desde adentro y por casi dos años mantuve un techo sobre mi cabeza gracias a involucrarme en varias estafas pequeñas y actos de fraude. Llenaba mi estomago juntando una magra cantidad de dinero cada tanto mediante mi ingenio, habilidades y engañosy por la ayuda de algunos amigos. Pero comencé a estar cada vez mas insatisfecho con esta miserable existencia, jugando video-juegos, fumando marihuana y yendo a fiestas a emborracharme. Por esa época también empecea identificarme como “anarquista” en lugar de aquella otra etiqueta que había “portado”, de misántropo. (También encuentro chistoso ver como esto a llegado a completar el círculo y una vez más abrazo totalmente mis tendencias misántropas y rechazo el altruismo pregonado por los numerosos curas dentro de los templos ideológicos del “Anarquismo”).

Continué buscando la emoción del crimen y la aventura de la rebelión. Así que tomé mi confiable mochila y fui un paso más lejos.Me dirigí al bosque donde viví entre otros “anarquistas” por un puñado de años, allí pasé incontables horas con zines y literatura eco-anarquista, auto-enseñándome numerosas habilidades. Con el fin de reducir mis posibilidades de ser atrapado y acosado más de lo usual por los policías en mi área, rechacé las artes negras del robo por un corto tiempo y comencé a sustentarme buscando comida en la basura, también aprendí a hacer fogatas, construir refugios y vivir con lo que la naturaleza tuviese para ofrecerme. Aprendí a identificar y preparar plantascomestibles. Aprendí a moverme velozmente por entre los arboles, sin ser visto o escuchado. Había aprendido mucho, y aun así quería seguir aprendiendo y creciendo.

Entonces llegó la inevitable colisión entre aquellos individuos y yo. Una mañana brillante y soleada, apenas era capaz de contener mi alegría y emoción, me acerque a mis “compas” con una copia impresa del comunicado recientemente publicado del Núcleo Olga de la FederaciónAnarquista Informal, reivindicando la responsabilidad por el disparo a la rodilla de Roberto Adionfli, un buen pedazo de mierda al servicio de la firma nuclear Italiana Ansaldo Nucleare. A pesar de haber sentido que compartíamos un desprecio mutuo por la industria nuclear ypor la sociedad en general, ellos se repugnaron de aquel corajudo acto de terrorismo y de su audaz declaración y supe que ya no podría haber afinidad genuina entre aquellos individuos y yo, por lo cual pronto partí para dejarlos con su activismo idealista y su cobardía anarco-social.

Luego de un particular encuentro con los autómatas de la “ley y el orden” sobre el cual no daré más detalles, tuve que huir yretome las artes negras una vez más, abrazando la vida del vagabundo “ilegalista”. Viviendo permanentemente en movimiento, ya no tenía que preocuparme de que los policías me reconocieran puesto que viajaba de ciudad en ciudad, de costa a costa, de cumbres de montaña a los senderos de un río. Me auto-enseñe más habilidades venidas de generaciones de canallas y sinvergüenzas, habilidades tales como usar disfraces que le permiten a uno atravesar ciudades sin ser notado, desplazándose sin dejar ninguna huella digital o en papeles mediante el auto-stop (pidiendo aventones), utilizando bicicletas negras y robadas. También comencé a practicar las artes de abrir cerraduras, robar de los bolsillos y el hurto como más herramientas y medios para lograr mis propias metas y sin someterme jamás a la dictadura moral-ética de otros y la sofocación del trabajo.

Soy un marginado arrogante, inhospitalario e intolerante. Si me hago llamar “ilegalista” no es porque adhiera a ninguna doctrina pre-establecida de “criminalidad”, no uso este término como una placa, puesto que creo que todas las identidades son mantos de la civilización que reproducen interminables roles e ideales que solo pueden limitar la auto-determinación de mi individualidad en el presente. Si me hago llamar “ilegalista” es porque siento que vivir en contra de las leyes y la moralidad establecida por esta repugnante sociedad es la única forma en la que podría vivir sin sufrir la derrota de la humillación diaria y el aburrimiento, que son endémicos de la vida dentro de la prisión de sistemas que odio, y si me hago llamar “ilegalista” es porque siento muy fuertemente que en este término existe una expresión muy comprensiva de mi despiadado y desvergonzado ego.

“Hacía una búsqueda existencial eterna que
comienza desde mí, y nada más. Debo tomar la
existencia y no dejar que la existencia me tome.
Soy una semilla de la civilización y su veneno al mismo tiempo…”

 

de Ajajema #5

Agonía

Agonía

La hipocresía moral
Ya me tiene mal
Y solo quiero saborear
La real libertad
Esa es mi lucha
Una derrota a la civilización, a la prisión
Furiosa camino hacia la acción
Y en la complicidad de las sombras
El odio se revuelca en el placer de la destrucción total

Estoy consumida por la decepción
Y dónde está la acción?
Una constante contradicción!
Entre lo libre e incontrolable
Y una ideología moribunda y putrefacta

Me agota, me corroe
Muero lentamente, y qué más da?
Nada le importa a mi alma cansada de moldes antropocéntricos y cancerosos
Me disipo y luego desfallezco
Para levantarme una vez más con violencia, oh violencia!

Me ahogo, me asfixio, me desvanezco, desaparezco
Eso no es relevante, la fatalidad es parte de mi ser
El caos en mí es constante y lo trágico me atormenta
Y espero con ansias su manifestación
Y no temo, corro a su encuentro
Destruye la mentira patológica
Destruye a esta inmunda condición humana

Me cansé de esperar
Dentro de estas relaciones inútiles y esclavistas
El egoísmo me abraza y el colectivismo me da nauseas

Se rompe la ilusión revolucionaria
Y aquí estoy agonizando en mi conciencia
Y ya no creo en la “solidaridad” de esta podrida civilización tecnoindustrial
De Ajajema #5

Hoy

Hoy

XXV//X

Yo siempre soy todo. Pero hoy no. Hoy deseo no ser nada. Hoy más que nunca, percibo que soy la totalidad de la nada, algo insignificante en el espacio-tiempo del universo. Algo que existe ahora, pero si el mañana viene y lo supera, su futuro realmente no importará.
Quizás siempre haya sido así, aunque hoy lo percibo más fuertemente y con una incómoda certeza.
Para el todo, “Yo” no existe. No existo por fuera de mí mismo, solo existo en mi interior.
En verdad, por fuera de mí no importo. Me ahorco con la cuerda de la insignificancia. Hoy me dejo caer, porque hoy no le puedo encontrar sentido. ¿Por qué existo?
Hoy la vida del “Yo” no existe, el centro de mi todo.
Hoy quiero dejar de existir. El futuro no me importa. Solo quisiera perderme en la nada, y cerrar mis ojos. Hoy más que nada deseo dormir para siempre. Deseo la muerte como parte de mi sendero.
Nací en la era de las máquinas. Dios es una representación antropomórfica de la superioridad humana, y la destructiva ideología del Progreso es antropocéntrica.
Soy hijo de esclavos y de ellos heredé este mundo oscuro. En su tiempo ya han destruido el futuro.
Sobrevivo en un cementerio. Me encuentro rodeado de metal, plástico y cemento. Produzco, consumo, respiro, bebo y como basura. Mi entorno apesta. Me doy cuenta de que estoy rodeado de barreras, cadenas mentales y físicas que me atan a todo esto. Soy esclavo de todo esto y sé que estoy cumpliendo una larga sentencia. Hoy me doy cuenta de que solo mi muerte me liberará de todo esto.
Por fuera de mi jaula solo hay un gris desierto de concreto. Solo unos pocos animales salvajes se aferran a la vida aquí. También hay animales no-humanos domesticados que están tan atrofiados como sus dueños. Su “amor” por sus amos le ha robado el significado a sus vidas.
Con odio miro a los ojos de tu hipócrita cara. Desearía asesinar estos ojos para “liberarnos” de este infierno, pero no creo quenadie me agradecería por el noble acto.
¿Esto es progreso? ¿Esto es lo más elevado a lo que la humanidad puede aspirar? ¿Esta es la mejor sociedad? ¿Esto es a lo quehan llevado siglos de avances en conocimiento?
Tanta belleza, todos aquellos esfuerzos por la supervivencia, tanta evolución, todo dejado a un lado para vivir de forma descerebrada, de tal manera que nos está arrastrando a la extinción.
Me gustaría dejar de respirar. ¿Será porque uno no puede considerar realmente que el humo sea aire? Me gustaría morir de hambre. ¿Será porque no se puede vivir realmente comiendo esta comida chatarra industrializada?
A los optimistas con buenas intenciones, les pido que si pudiesen acabar con todos estos elementos esenciales de la Sociedad Tecno-industrial, deberían hacerlo sin dubitación. No me sorprendería, sin embargo, que otros tomaran su lugar. Los laboratoriosuniversitarios siempre encuentran confiables repuestos de sobra para asegurar la marcha de la gran máquina social.
Hoy dormir en tu pecho no es lo mismo. Hoy solo puedo encontrar paz en mi final. Vamos, toma tu arma, vamos juntos hacia la nada.
Mi instinto de supervivencia está roto. Hoy no me importa si vivo para dejar descendencia. Hoy no tengo que trabajar para dejar un mundo mejor para aquellos que vendrán después de mi. No tengo pequeñines que proteger. No tengo nada importante a los que aspirar.
Hoy no hay futuro. Resisto como mis ancestros guerreros para ser enterrado luego en mis sueños y encontrarme con ellos.
Hoy mis pensamientos se ahogan en el pesimismo. Miento, es el realismo el que se ahoga en el pesimismo.
Hoy hay una tormenta dentro de mi cabeza, como un rayo que ilumina mi oscuridad. Hoy puedo ver la realidad de forma más clara. No soy un ciego entre los ciegos. Pero hoy no hay nada que mis ojos deseen contemplar… Solo quiero que todo se termine cuando el polvo muere. Hoy la realidad me ha conquistado y me regocijo en mi derrota. No hay escapatoria, he recibido las heridas mortales. “Memento mori” recito.
Hoy la navaja de la verdad corta cada una de mis venas. Hoy deseo regar mi jardín de flores secas con sangre.
Hoy mis ojos se inundan de lluvia turbulenta.
Hoy lloro por el mundo muerto. Hoy deseo que pudiese morir con él. Hoy su agonía me esta matando. Hoy estas condiciones hacen que mi voluntad de vivir sea imposible. Hoy yo muero, mañana no será diferente, será peor. Quizás mañana cambie mi actitud, si soy capaz de resucitar este cuerpo de su ataúd.
Hoy valientemente salgo del camino y como un cobarde caigo hacia el vacío.
Hoy muero en la nada y vuelvo a nacer en el todo.

 

De Ajajema #6

Penumbra (CaJu)

Penumbra
(CaJu)

Te imagino perdida.

Imagino la imponente arquitectura gris, la muchedumbre programada, el ruido y la velocidad de la gran ciudad en su característico orden sistematizado, y vos. Vos en medio de todo eso, o quizás en algún costado, en algún rincón, pero ahí: en el pantano de la podredumbre capitalizada con tu brillo de luz negra un tanto apagado.

No solo lo imagino sino que también te siento perdida. De hecho, en un sentido, ya no te tengo ni para hablarte mirándote o para jugar a molestarte, ni para que me acaricies o me reproches. Y en otro sentido, también te siento perdida – desconocida, equívoca, poco radiante.

Te pienso en ese pequeño gran mundo de apariencias oscuras -que alguna vez te invité a conocer- un tanto incómoda. No siendo acrítica ni influenciada pero aceptando aunque tengas dudas y entregando tu flujo luminoso a quienes poco expanden tu destello.

Te imagino vagando sin destino fijo por las infinitas calles y avenidas de ese lugar que me robó algún que otro anhelo, e imagino que buscás alejarte a un más evitando el humo de los autos, el bullicio social y las luces artificiales para sentirte brillosa.

¿Qué haces sin mí? ¿Cómo lo hacés? ¿Cómo podés seguir sin mi compañía, mi cariño, mis cuidados y atenciones? ¿Cómo vas a enfrentar esta realidad y destruirla si yo no estoy a tu lado? ¿Cómo brillaras aún más sin mi oscuridad para contrastarte? Si me pregunto es eso es porque sin vos, sin tu compañía, cariño, cuidados y atenciones todo se me dificulta ¡y lo sabés! Aun así hago lo que puedo con mi oscura debilidad y no tardará la destrucción; y sigo y te imagino viniendo tan linda como solo vos, a decirme que no podés y no querés, que sin mí te sentís adaptada, acomodada, aburrida, ciudadana. Pero no. No todo es como quiero y menos como lo imagino, y ¡ojalá no lo sea! más si mi imaginación está contaminada por las imágenes mercantilizadas de este mundo simbólico.

Volviendo a la realidad, realmente la Gran Ciudad te envuelve y atrapa en su esfera virtual de falsas oportunidades – lo vivimos, lo viví. Puede que acá sea parecido pero su intensidad es mucho menor y la efusividad salvaje se puede aspirar algo mejor.

Acá, no me siento adaptada, acomodada ni responsable. Me siento solo y vacío, y lo uso a mi favor para romper las esferas de los vínculos inútiles estandarizados y así subir aquella montaña que juntas no pudimos.

Y voy, subiendo, bajando y jugando en la montaña Soledad mientras te imagino. Y te imagino perdida, incómoda y vaga allá en la Capital porque nunca quisiera imaginarte adaptada, acomodada o ciudadana acá ni en ningún lugar.

La noche se ilumina… y ¡Brillás! En la cima donde reposo me encandilo.


Noviembre, 2018